Páginas

Faro sin mar..

miércoles, 30 de octubre de 2013

Mar de la Tranquilidad



El mar de la Tranquilidad
es un paraje 
de la luna
y una piel,
mestiza de gladiolo y chirimoya
en donde deposito simiente
futuro y miel,
cuando llega el tiempo 
tan caliente
de la siembra. 

El mar de la tranquilidad surgió de las conjunciones
de la inteligencia hembra
con damas de corazones.
 

© Mariano Crespo



                          

                         

Plegaria



Dame una cómplice
y si la vida nos persigue

Protege a la vida, si puedes.
 

© Mariano Crespo



                      
                         

La palabra




Cómo explicar en este
cierre de civilización 
que hubo un tiempo
en el que decir 
tienes mi palabra
era más válido que un contrato. 

Quién se apropió 
del valor cambio,
compromiso,
pacto, 
de la palabra.

Quién devaluó el oro al precio de la hojalata.

En el principio fue el verbo.

En el final, la errata.
 


© Mariano Crespo



                      
 

lunes, 28 de octubre de 2013

Promesa



Ahora que es el corazón 
el órgano central de mi partido
y que no escucho cantos de sirena
ni añoro esa treta del tiempo perdido. 

Ahora que no me creo mi propia historia
porque mis trampas me han mostrado
que aquello que llamaba memoria
era, en gran medida, un género literario.


Ahora que cumplo lo que digo,
amor mío,

aun si quemara cada recuerdo
y todo de lo que fui testigo
convirtiera en mudas cenizas,

nunca osaré silenciarte en el fuego del olvido.
 


© Mariano Crespo



                       

                           

sábado, 26 de octubre de 2013

Envoltorios



No hay peor ignominia 
que disponer la materia de la belleza
para construir el espanto. 


Odiaría que me apresaran en un jardín 
en lugar de en una celda. 

Antes que un cálido beso en la nuca
de tiro de gracia,
prefiero un gélido disparo
o el descabello de una daga.
 

Quién enseña a los amos 
que despedir del trabajo con una sonrisa 
sirve de amparo. 

Nos roban las palabras, los gestos. 
Nos roban el significante y el significado. 

Para decirme que no me amas
no hagas sonar a Charlie Parker, 
Es obsceno profanar un saxo
con la melodía del desengaño.

La libertad que no tiene precio
no es una propiedad del mercado. 

Nos están sirviendo veneno envuelto para regalo.
 



© Mariano Crespo



                    


                        

viernes, 25 de octubre de 2013

Ese tipo del sombrero




Soy tu gato de nadie 
que vaga por el tejado de las dudas
al tiempo que un beso 
escurre en la comisura
de los labios 
cuando menos esperas
que comience
a temblar la tierra. 

A la hora precisa
en que el pianista abandona las teclas

y toca sin partitura 
al sur de tus caderas. 

Soy la nube en el ojo 
de la cerradura.
El callo en el pie de foto. 
El tatuaje de la paloma 
en la mano de pintura.

El anillo de plata 
en el dedo corazón.

El sexo huérfano 
que malvive 
tras el mar muerto 
hasta el renacer de la pasión. 

El sabor amargo de la boca 
tras el paso de la palabra adiós. 

Eso y esa urgencia 
callada
de tu cuerpo,
con la paciencia embelesada
del vigilante de un museo
enamorado 
de la belleza custodiada.

Ese tipo del sombrero 
que te observa y acaricia con deseo 
la esfera húmeda del cómplice reloj.
 



© Mariano Crespo





                      

jueves, 24 de octubre de 2013

Belleza y poder




Hombre y mujer 
simulamos nuestra caricatura
pero somos lo que queremos ser
y alcanzamos la estatura
que nos dejamos crecer. 

No siempre que admiramos lo bello
pensamos en su posesión. 

Cuando me extasío 
ante el cuerpo, 
la mente,
el corazón  de una mujer,
y lo proclamo 
no es más de lo que es. 

La  belleza es una carencia
al mismo tiempo
que un poder.
Es una distancia que limita
y un breve espacio
a proteger.

No te hagas un lío
no rices el rizo 
no des la vuelta al revés.
No pienses que si miro tus ojos
me rindo a tus pies. 

Hablando claro como el agua:
 
A mí me gustan las fuentes 
aunque no tenga sed. 



© Mariano Crespo





                   

miércoles, 23 de octubre de 2013

Compañera de viaje



Topé con ella cuando hacía 
pena-stop en la autopista hacia el tedio.

La invité a subir a mi tristeza
y me arruinó el trayecto. 

Hoy navegamos a la deriva 
por ese mar del amor,
siempre tan revuelto.
El timón abajo, el camarote arriba. 
No venden brújulas
para el desconcierto.

El azar es el libro de ruta 
de los viajeros.

Yo llamo abandonar el nido
a lo que se conoce como perder el norte.

Cómo vas a encontrarte si no te has perdido.

© Mariano Crespo





                    
                 

                     

martes, 22 de octubre de 2013

La brevedad del todo


Cuando te asalta una euforia
sin aparente causa
o se te inunda el suelo de agua salada
que semejan lágrimas.

Cuando hay una noche de bodas
en la alcoba,
un velatorio en el comedor
y un bautizo en la terraza.

Cuando las palomas que hubo en Cibeles
vienen a comer en la mano
de un niño que ves tras el cristal
de una habitación sin ventanas.

Y hay gemidos de parto
que se mezclan con carrera de triciclos
y un cónclave de monaguillos
para elegir al más borracho.

Cuando llevas el cerdito al banco,
sacas tu primer carné,
cuelgas al inocente diploma.
y te detiene el guarda de seguridad
cuando con nueve años
quisiste robar una pelota.

Cuando buscas entre la ropa
el pantalón corto
y el misalín de nácar
entre el alcanfor
y las señoras de papel sobado
con las manchas húmedas
de la soledad del pecado.

Y todas las mujeres difusas
tienen ya tus ojos y tu cara.
La foto de tus padres,
el parto de tus hijos
y el agujero que te aguarda.

Cuando termina de centrifugar el cerebro
te queda una seca y sola idea:
Qué breve fue todo.

Y te tiendes al sol
sujeto con las pinzas de las convicciones
que emana la supervivencia
y colgado de una loca cuerda.

Solo es eterno en tu vida el poso de tristeza,
por eso hay que cuidar los recuerdos,
 lavar el corazón y la cabeza.

© Mariano Crespo




                     
 

lunes, 21 de octubre de 2013

Antilógica



En esta película de suspense

no podemos morirnos,
sería muy previsible
y de escasa intriga y misterio 

Exijo del talento del guionista
ese recurso al desconcierto 
que distingue el oficio del arte
para que el asesino sea el muerto. 

Sería un crimen extraño pero bello.

Como cuando un contable aturdido
no cuenta cifras
 sino cuentos. 

Como esas flores que brotan 
cuando lo lógico sería que llegasen los hielos.

© Mariano Crespo



                       

                         


         

sábado, 19 de octubre de 2013

Reciclable


 
Hay días en que gustaría 
de que mis hijos fueran poetas,
escritores, soñadores.


Transeúntes que pasean por la belleza
con una maleta de palabras.

Hay años completos 
en los que, por el contrario,
desearía que llevaran una vida plácida.

Ese sosiego que guarda la rutina
en la calma laboral del horario.

No tengo alicientes para empujarles. 

Tal vez, una razón diminuta
pero incuestionable.

Si escribes, las desdichas,
terminarán por ser tu bagaje, 
tu fortuna, el material del arte. 

El dolor de los poetas es material reciclable.




© Mariano Cresp
o




                         
                       

viernes, 18 de octubre de 2013

Realización personal



Esta puta noche
es de esas de confabulación
o de revuelta
en la que aparece algún insecto
que te inquiere si eres feliz
o cualquiera de esa preguntas 
de los cuestionarios a las misses 
para las que nunca tuve respuesta. 

No, no sé si estoy realizado. 
No, no tengo remota idea
de si mi vida 

merece la pena. 
En realidad, solo sé una o dos cosas. 

Tengo la certeza
de que hay hombres buenos

y hay bazofia.

Estos últimos son los dueños del planeta. 

Y  los otros son héroes anónimos,
vulgares hombres y mujeres 
que salvan a diario el planeta
despertando con besos a los niños 
abriendo las calles y las escuelas
y cuidando de pájaros y rosas. 

Los otros, ignoran estas minucias
pero saben todos los índices de bolsa,
el precio de todos los barriles 
y el cambio de bienes y monedas. 

Así que si el insecto me vuelve 
a preguntar si soy feliz 
o si mi vida merece la pena
no respondo 
ni de la acritud 
ni del desprecio 
de la respuesta. 


© Mariano Crespo 






                         
    

jueves, 17 de octubre de 2013

Noche



A veces sueño
que estás dormida,
yo te contemplo.

Y estoy despierto
como un centinela de tu pelo. 

Ensayo caricias 
sin rozarte con los dedos
para no turbar 
tu paseo sereno.

Luego te veo en todas las edades
y cuando llego a la niña
te doy un suave beso. 

El despertador marca una hora
que ya no recuerdo. 

Hay un olor de tierra sembrada
en un invernadero. 

A veces te amo tanto 
que me desvelo,
me eternizo noche en tu cuerpo.



© Mariano Crespo





                      

miércoles, 16 de octubre de 2013

Las cajas de nuestra fragilidad


Las cajas de zapatos
se convierten en cajas fuertes
del corazón,
en almacén de nuestra fragilidad,
cuando nos los calzamos.

Cada vez que estreno un par
abro la caja y me acuerdo
de los gusanos de seda
y los cromos,
de las magdalenas
y los huevos
que mandaban del pueblo
y el pájaro recién nacido
que robamos a la lluvia
perdido en el suelo.
De las cartas de amor,
los condones,
las canicas,
la peonza,
y los primeros fetiches
femeninos robados.
Además de los carnets
caducados
la colección de etiquetas
y envoltorios de tabaco
y las fotos
cuando los retratos
en blanco y negro,
como las tumbas,
llevaban por detrás la fecha
y por delante
adivinabas el epitafio.

Nos tendrían que enterrar
con la cajita en que sepultamos el candor
y con nuestras cajas de calzado
para no resucitar indocumentados.

Esas cajas cobijan nuestro rincón más íntimo,
tal vez por eso ponemos los zapatos a los Reyes Magos.



© Mariano Crespo




                        

                        

martes, 15 de octubre de 2013

Plagiado original




Algunos dicen que todo ya está escrito. 
Es posible que sea verdad.

Objeto que la vida es inabarcable 
y no transcurre para nadie igual.

Que los niños sigan apretando un lápiz
hasta que logren escribir mamá. 

Ninguna madre es intercambiable 
por eso cada palabra mamá
son dos sílabas personales

es un pensamiento individual. 

Quiero escribir y retratarme,
escribir quiero e imaginaros,
quiero escribir e intrigarte

como un plagiado original. 

Por eso cada día os miento
y a diario os digo la verdad.
Por eso en cada pensamiento
saco de paseo mi libertad.


A veces definir un sentimiento
es más difícil que contar el olor del mar
a la sufrida arena del desierto,
que explicar una rosa a un esquimal. 


© Mariano Crespo  




                          

lunes, 14 de octubre de 2013

Engaños


                             

No creas que es un tópico.
Si te asusta lo profundo
que es un océano
es que todavía no imaginas
el agujero que el olvido
te tiene reservado
si no siembras un vientre
o plantas un libro
o guardas en tu pecho un árbol.

Si cumples con las tres tareas
no será menor la desmemoria.

Pero llevándolas a cabo
uno se engaña
y se cree un dios menor escribiendo la historia.



© Mariano Crespo 




                            

domingo, 13 de octubre de 2013

Delirio



Y si yo hubiera perdido la cabeza
y tú en realidad no existieras
y fueras el delirio de un enfermo
que ya no separa realidad de sueño.

Espero que no encuentren tratamiento.



© Mariano Crespo



                        

sábado, 12 de octubre de 2013

Al límite de la certeza



Todos los planes perfectos 
tienen un agujero,
un descuido,
una prenda arrojada
por el azar al suelo.
La vacuna contra la coartada
el error en el anzuelo. 

En la estrategia de la codicia
el enemigo está dentro.
La soga de la que unidos tiran
se la colocarán unos a otros
para abrasarles el cuello.
 

Paciencia. 
Inteligencia. 

Llegará el día 
en que les veamos destruirse entre ellos. 

Suele suceder en la historia
cuando hay más ladrones que dinero.
 



© Mariano Crespo  





                        

viernes, 11 de octubre de 2013

Elegidos por el fuego



Plenamente convencido 
de que para escoger un hogar 
tenía que probar todas las chimeneas
progresa adecuadamente 
en conocimiento estéril. 

Es el fuego el que elige lo que quema.

La fortaleza del amor es nuestro lado débil.

O dicho de otra manera:

Sal de la calle que lleva tu nombre
vete a un descampado, pide la vez y espera.
 




© Mariano Crespo






                           

jueves, 10 de octubre de 2013

Viajes



Pertenece a las leyendas urbanas
el afirmar que el viajar enseña.

Durante varios años 
recorriendo la línea 6 
del metro de Madrid 
no logré memorizar todas las estaciones. 

Por el contrario,
empecé a leer en el vagón 
y he estado desde la ruta de la seda
hasta Macondo.

Desde la euforia hasta la desolación.


© Mariano Crespo 






                       

Pareja



Entre el amor y el odio 
está el óxido de los días.

Entre el odio y el amor
una pausa febril del miedo.

Entre tú y yo 
días de lidias
y días de sosiego.

Noches de sol y tardes de niebla.
Creerse la excepción y ser la regla.

Noches de niebla y tardecitas de sol.
Creerse la regla y ser la excepción.

Y esa complicidad del roce de la mirada
en los mismos arboles, pájaros, peces,
y decir digo donde dijimos diego,
tantas, tantas, tantas veces.



© Mariano Crespo




                    

miércoles, 9 de octubre de 2013

Intimidad


Exponte.


Cuélgate de las paredes de los museos.
Píntate en los muros de las calles.
Comparece en las visiones de los profetas.
Grita tu nombre a las muchedumbres.
Deja caer tu retrato sobre calles repletas.

Sólo así guardarás tu secreto. 

A la gente cuando se les invade con una imagen 
pierde la curiosidad por las ideas.

A quién le importa lo que la Gioconda piensa. 



© Mariano Crespo






                      

martes, 8 de octubre de 2013

Clemencia



Qué fáciles son las costumbres,
qué cómodo vivir en ellas.

Las inclemencias no son del clima,
son de los hombres miserables
que ignoran el suelo hechizados por la cima.
 

Llover es devolver el agua a la tierra,
en la ruta de la noria con tesón.

Estar mojándose a la intemperie,
ser un sin techo,
es inclemencia, falta de compasión.
tener hielo bajo el pecho.

A la hora de la culpa, nos damos la absolución,
y se la endosamos a los inocentes cielos
o a la víctima que, para estar así, algo habrá hecho.



A la piedad le faltan miradas y le sobran velos.
 



© Mariano Crespo




                           


                         

Errores



Presiento que más veces de lo prudente
me he instalado en el sitio equivocado.
He suscrito manifiestos que ya no comparto,
grité cosas que, ahora, mi corazón no siente. 

Confieso que he errado. 

Mas veces que acerté 
tomé el camino equivocado. 

No saldré limpio de esta vida, 
con lamparones, bien manchada 
llevaré mi biografía a la salida 
de mi todo, del infinito cero la entrada.

Pero no me arrepiento de casi nada. 
Tan solo de las veces que salí indemne 
por no dar la cara. 

Aunque fuese una causa derrotada. 

No me gustan esos tipos de conciencia limpia
por mor de no usarla.


© Mariano Crespo





                         

lunes, 7 de octubre de 2013

Simiente



Quemé las naves,
por explorar el contenido 
de tu continente. 

No crean que estoy sin salida,
he navegado
tripulando cenizas. 

Me he habituado a la vida 
del naufrago consciente 
que el futuro y el pasado son moneda podrida
cuenta sólo el presente de cuerpo presente. 

No soy ni nube ni lluvia
soy el agua que va y vuelve. 
tatuada en la noria de una lógica ausente. 

El mar, el azar, y esta absurda simiente
que penetra tu cuerpo 
porque ama tu mente. 


© Mariano Crespo






                       

domingo, 6 de octubre de 2013

Estos lodos, de aquellos...


Épocas en mi vida 
ha habido en que el polvo
se amontonaba debajo de la cama. 

Tiempos mágicos 
en que el polvo se acumulaba arriba. 

Incluso, tiempos en que residía
abajo y arriba. 

También, ay, hubo tiempos
en el yo era el polvo,
la esencia de la cenizael desgaste de la materia
de los sueños y las carencias. 


Por qué llamaremos polvo
al deseo de lo eterno 
a la pérdida del pasado 
a un absurdo me voy y llego.

A un máster para dios menor
si en el firmamento hay consenso.



© Mariano Crespo