Páginas

Faro sin mar..

lunes, 25 de enero de 2016

Sexo explicito


Nunca sé es lo suficientemente claro, 
explícito,
en el tema del sexo.
No es retórica, 
recuerdo 
que en cierta ocasión 
en mitad del coito 
una amiga exclamó: 
"pero qué estamos haciendo".

No se extrañen, amigos, 
muchas veces ya estoy calado 
cuando me percato de que está lloviendo.

© Mariano Crespo


jueves, 21 de enero de 2016

Rito


Todo lo que sé de sexo 
lo aprendí en la biblia.
Te lo dije de rodillas 
ante el altar de tu vientre 
preparado para la comunión.
Era la manera 
que no encontraba de explicarte 
que aquello que te destapaba era mi templo
y que eso que se parecía a profanarte,
era algo aun más sucio y obsceno: 
era mi credo 
y mi religión.

© Mariano Crespo


                                

sábado, 9 de enero de 2016

Disolución de males



La ruina de los dos tuvo de singular
el derrumbe radical de los plurales.

Pudiste superar que yo no fuera de los tuyos 
y yo terminé por admitir que ser de los míos 
no te sugiriera el modo más sensato de suicidarte.

Con todo, lo doloroso sin matices,
fue reconocer que ni tú ni yo 
éramos partidarios de lo nuestro.

© Mariano Crespo


miércoles, 6 de enero de 2016

Poesía francesa



Pese a las apariencias
estoy escribiendo un poema
en francés.
Si al mirar a una desconocida
por el boulevard de los precipicios
te invade un dolor parecido a la melancolía,
invítala a conversar
en la siguiente página
que escribas.
Poco más puedo decirte de la poesía francesa
hasta que ella me muestre  la gramática
para que adapte mi deseo a las normas
para el correcto uso de la lengua.


© Mariano Crespo

martes, 5 de enero de 2016

Ciencia


     "En la seducción, al hombre sólo le toca dejarse ver. Ellas eligen". 
             ( JOSÉ SARAMAGO, de una entrevista en un diario)

Cuando se pone fin a una relación larga, 
los monoteístas de género, 
nos percatamos con asombro 
de que hay una nueva generación de mujeres 
y que Galileo -ya le vale al hereje- tenía razón:
el sol no giraba alrededor nuestro.

Y, conscientes del contratiempo
será sobre nuestro propio eje 
como tendremos que remontar el trayecto.

Porque solo con la rotación y la traslación
-dejándonos ver en el cosmos, vamos-
tendremos ocasión de que alguna belleza ilusa
piense que somos habitables 
y haga creer a nuestra masa 
que está atrayendo arte.

© Mariano Crespo