Páginas

Faro sin mar..

sábado, 2 de noviembre de 2013

Chaval de sesión continua




En mi barrio no había cines de estreno
ni mujeres con paso a nivel con barreras
pasados los dieciséis años. 

En mi barrio nosotros y los perros,
en los mismos descampados,
desflorábamos amapolas,
aliviábamos el celo.
 

Antes de extrañarme
fui monaguillo en bodas de penalti 
y comencé a beber escondidas
sangre de dios en garrafa
cuando aún era tan solo vino
y mi vida una absurda estafa
a la espera de asesino.
 

En mi barrio 
solíamos estar en pecado 
porque no era bien visto 
ser confidente ni confesor
ni pasarse de listo 
ni hacerse el tonto
ni tener buen olor 
ni llegar tarde ni volver pronto
ni que asomara el dolor.


En el primer año de academia 
aprendí a hacer novillos,
aguantar la tos al fumar,
levantar la falda a las muchachas 
y cuando te calientan la cara
apretar los dientes sin llorar. 

En mi barrio el nivel no lo daba el mar.
Lo daba un coche 
siempre manchado en el asiento de atrás.
 



© Mariano Crespo




                         

                         

2 comentarios:

  1. Gracias, Mariano. Me has evocado un tiempo lejano de una niña pobre, en un barrio pobre... Mi infancia entre los 3 y los 9 años.

    ResponderEliminar