Páginas

Faro sin mar..

martes, 21 de enero de 2014

Libertad



Como en el ferrocarril
el destino solo existe 
si te subes al tren. 

Nada está escrito en los pañuelos del adiós.

Sí en los verdes ojos del ven.

El destino es un cambio de agujas en las vías del reloj.

Puede ser automático
o puedes dirigirlo
tú.

© Mariano Crespo



                           
                          
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario