Páginas

Faro sin mar..

lunes, 27 de agosto de 2012

Ajeno a tus labios



 

Ajeno a tus labios,
lejos de esa recompensa,
como de fruta o caramelo,
transito por un tedio
que no sabe dulce ni salado.

Es ácido como el sudor de las loteras,
como el zumo de las manos inquietas
y los dedos de los limones.

 Bastaría una brisa en esta brasa
que arrastrase tu aliento de veneno
hasta la puerta entreabierta de mi casa.

Bastaría y sobraría con que se me posase un beso.

Una sonrisa aguda
una palabra llana,
una esdrújula mirada
bastarían
para convocar al deseo.

Lo creen el laurel, las debutantes uvas
y yo lo creo.
 

 © Mariano Crespo Martínez




                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario