Páginas

Faro sin mar..

miércoles, 3 de abril de 2013

El espía alado de Olmedilla



Aunque hace años que falta mi madre
no me resigno a que el pájaro no tenga trabajo.


Ese ave chivata que,
desde mi infancia,
la contaba todo lo que pienso y callo y hago o no hago.


© Mariano Crespo Martínez







                               
                                

2 comentarios:

  1. Que nostalgia tan dulce me han dado tus versos, tan reales como buenos, Gracias Mariano.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro. Pretendía evocar, convocar y eso siempre llega, creo. Gracias.

      Eliminar