Páginas

Faro sin mar..

miércoles, 24 de junio de 2015

Objetivos


El año en que Neil Armstrong 
estrenaba con el pie la luna,
yo me exigí, campaneando uvas,
lavarme los dientes a diario,
jurarle a Mari Pili amor eterno,
no beberme el vino del señor cura,
y aprenderme las conjunciones,
todas, no solo copulativas,
para que no me pegara 
el profesor de gramática. 
La vida me ha mostrado 
que existen diferentes modos 
de llegar a astronauta 
y distintas maneras de caer a un pozo.
Con conjunciones,
todas, también las adversativas, 
o de manera aislada.

 © Mariano Crespo

No hay comentarios:

Publicar un comentario