Páginas

Faro sin mar..

sábado, 22 de junio de 2013

Los pronombres y Viena





Los que se complacen en diluirse 

en un conjunto
deben creer que el yo
es una forma minimalista del nosotros.
Del vosotros, incluso,
y los molestos ellos.  


El yo es un nosotros que se expande,
se escinde, se fusiona, 
se agranda cuando se hace leve
desaparece cuando es un plural enorme
con la vasta extensión
de la masa cuando se atreve.  


El yo huye en la belleza por los cielos
y en las alcantarillas tiene todas las claves
para interpretar los sueños.

Como todas las grandes superficies
el super-yo tiene algo de neón
y bastante de camelo.
Conocido es lo superficial
que es el cielo.


Habrá que viajar con placer por los pronombres. 

Vamos a ello. 


© Mariano Crespo Martínez




                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario