Páginas

Faro sin mar..

jueves, 27 de junio de 2013

Todo a cien


              

                        A Gabo

La madrugada en la que el general 
Máximo Garamendi Buendía 
tuvo constancia de que su vida era mínima
- apenas siete líneas fruto del insomnio
de un madrileño a 34 grados- 
puso su arma de reglamento sobre la sien 
y descubrió el hielo. 

Mis daños de soledad se liquidaron,
como mis sueños, en un “todo a cien”.

En ocasiones entiendo a los dioses.
Fabricar desdichados alivia el tedio.



© Mariano Crespo


                    

                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario