Páginas

Faro sin mar..

domingo, 5 de abril de 2015

Cordura


No cualquiera se vuelve loco, esas cosas hay que merecerlas.
Julio Cortázar

Quiero que me recuerden por cordial, no por cuerdo.

Solo fuera de lo razonable encontré la fiesta.
Ahora que los locos son todos presuntos, 
yo me declaro desde ahora mismo culpable. 
Dementes fueron mis cómplices 
y encontré tu sexo en mitad de la demencia. 
Quiero que me recuerden por cordial, no por cuerdo,
porque hay que tener corazón de ángel 
y amnesia temporal de elefante en celo
para ir por ahí perdiendo la cabeza.

También quiero merecer que me recuerden,
sin más,
a secas.


.© Mariano Crespo

2 comentarios:

  1. Encontré tus versos cuando me atacaba la cordura.
    Afortunadamente, me ayudaste a recuperar la locura.
    Gracias, poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Victoria. Creemos que escribimos para nosotros mismos y tal vez sea cierto pero sin los lectores yo creo que abandonaríamos esta correspondencia que parece interna. Un beso.

      Eliminar