Páginas

Faro sin mar..

domingo, 26 de febrero de 2012

Nana para mí mismo


Contemplo mi biografía
y me derrumbo.
Me urge confesarlo.
Fui yo quién escondió
al bebé que fui,
y fue robado.
 

Debo admitir,
que años después,
todavía
le ando buscando.
Y persigo sus sentimientos
por las nanas
que ya no suenan
por los patios.
Por eso miro al techo
y, con la ayuda de sus manchas,
viajo a los países del sueño.
Pido perdón
por dejarle crecer
y convertirme en el impostor
que le suplanta.
En su asesino
por la espalda.

 

© Mariano Crespo Martínez


3 comentarios: