Páginas

Faro sin mar..

domingo, 15 de abril de 2012

Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI)


A ratos nos perdemos
en un laberinto oscuro
lleno de miedos
y paredes.
 

Nuestro interior
son tuberias invadidas
por pócimas de brujos sabios.
Estamos vivos porque un tozudo
aparato señala que respiramos
y que nuestro corazón late
en ritmos adecuados.
La orquesta sigue tocando
y tu quieres bailar con ella.

Cuando abres los ojos
alguien te lava con gasas el miedo
y te alienta a seguir mirando.

Pierdes el conocimiento,
deliras,
y ellas trabajan con compresas frías
para que tu incendio no te convierta en cenizas.

Adelante, vas a ganar a los bichos,
tienes gente que te ama y te espera.

Nos desollamos las manos

buscando una salida
a un encierro que es una tumba
o algo parecido.
Adelante, vas a ganar a los bichos
tienes gente que te ama y espera.


De repente,
rasgamos la pared,
hacemos un agujero
y nos desconcierta
esa mirada
que los honrados transeuntes
dedican a los supervivientes
de esas pesadillas
que todavía no han alcanzado
a conocer.

Ahí, con su luz de ave, está ella
aguardando.

Casí siempre aparece el estupor

porque uno ya no pertenece
ni entera
ni parcialmente
a ninguna de las dos realidades.

Es tan difícil escapar hacia adentro

como recordar el futuro.
Estoy vivo.

¿Cómo estás, amor?

¿Cómo están ustedes?


© Mariano Crespo Martínez

                 

6 comentarios:

  1. Muy bueno Mariano, muy bueno, la vida, siempre que sea eso, vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos y muy buenas, los trabajadores de la UVI y del Servicio de Neumología de la Fundación Jiménez Díaz. Y muy malos los que les pagan poco y les ningunean profesionalmente.

      Eliminar
  2. Que gusto saber que superaron tan tremenda crisis, un fuerte abrazo.
    Una vez más, gracias por las aventuras escritas en tan bellos poemas, una delicia seguirte leyendo. Bss

    ResponderEliminar
  3. ...Ahí, con su luz de ave, está ella
    aguardando.
    ¡Genial!

    ResponderEliminar
  4. Hoy me tocaste la fibra;) Me has traído muchos recuerdo, así es, duro para el que está dentro y duro para el que espera. Gracias Mariano por tu gran especificación, pero que no se repita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. He estado, por suerte o desgracia, a ambos lados de tubos, cables y monitores. La máquina que mide tus constantes no garantiza que estás vivo,sólo que las piezas de tu organismo funcionan. No sabe que, a veces estás luchando contra tu vida, deseando oir el inicio de ese: piiiii... sostenido.Y luego, la ansiada nada.

    El objetivo que se tiene al otro lado, con gasas, vías,cuñas o monitores, es mantener al paciente enganchado a la vida. Muchas veces me he preguntado qué derecho me asistía en ese intento. Quién me había coronado como un pequeño Dios, juez y parte. Pero esa duda se despeja, en la mayor parte de los casos, cuando ves alivio en la mirada del doliente. Agradecimiento por haberle ayudado a seguir en la única realidad que conocemos los humanos. Lágrimas de alegría de las personas que le esperaron pacientemente, con el miedo y el dolor masticando sus entrañas. Entonces olvidas las condiciones de tu trabajo, el desgaste físico y emocional que te causa a diario, el sueño, el cansancio, la entrega.

    Yo he luchado más por la vida fuera de la cama hospitalaria que postrada en ella. Y en ambos casos he aprendido que morir no es fácil, vivir tampoco, pero el mayor dolor es el que siente aquel que pierde a un ser al que ama.
    Tal vez sea eso lo que, en el fondo, nos ancla a la vida.

    Gracias, Mariano.

    ResponderEliminar