Páginas

Faro sin mar..

martes, 15 de enero de 2013

Los volubles tesoros aspiran encontrar exploradores incautos


"Buenas noches, noche. Me llamó Moisés. Moisés Filadelfio Gutiérrez Gutiérrez, un poco más conocido como Rosamel del Valle. Tengo tres hermanos dormidos en las llamas. Vivo en la calle San Francisco 328 esquina con las oscilaciones del atardecer..."

El pasaporte de Orfeo. LA CASA ROJA
JUAN CARLOS MESTRE


Existen cuentos extraños
de los que se cuentan solo
cuando los narra alguien con fiebre
a otro que está dormido y sano.


Este me lo narró el único superviviente
de un naufragio de secano
en la calma chicha de un café, en agosto
de acá para dos años.


Tal como él lo relató, yo lo relato.
Sin quitar o poner una coma
y sin añadir ningun dato.


Erase una vez
un tesoro
que encontró el mapa
del corazón de un explorador
desorientado.


No sería necesario explicar que no hay nada más aberrante
que estar escondido sin que ningún pirata incauto te encuentre.


El tesoro hizo lo razonable:
la manera de seducir
de los hombres con las mujeres.


Eliminar el mapa,
dejarse ver los martes
y, pese a su grandes virtudes,
mostrar pequeñas taras de serie.


Ya se sabe que el paraíso es que te amen,
que te admiren no te abre la puerta de la caja fuerte.


Resumiendo: que el tesoro, como es costumbre,
encontró al explorador
que, desde aquel feliz acontecimiento,
goza de mucho prestigio en el mundo de los hombres
como interpretador de mapas
de dificultad nueve (9).


Asunto del que ostentan los machos
cuando siempre están más perdidos
que un calcetín negro, un paraguas
o la convivencia entre la razón y las sectas.


Y no murmuren en la sala.
Esto es la realidad, amigos y amigas,
perplejos oyentes de mi relato.
Lo demás, pura filfa, tradición pero falso.


Yo no soy el culpable
de que la historia la escriban los vanidosos
cartógrafos en los bares
cuando están ebrios y pavos reales.

Si no encuentran el retrete,
al fondo a la derecha.


Si no encuentran la salida es que son mortales.
Asi de simple y de triste.



© Mariano Crespo Martínez






                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario