Páginas

domingo, 21 de enero de 2018

OLVIDO




                                            "ama como si nadie te hubiera hecho daño,                                                       baila como si nadie te estuviera viendo" 
                                                                                               Albert Camus
       A los que me suturan el corazón tras cada estocada.
       A Daniel Sánchez

       A Tere.

Apoyado en la barra.
elegantemente ladeado,
bebiendo una tónica,
como esos ingleses
que estuvieron en colonias
par leer el periódico
y olvidar a la mujer
en su londinense lecho victoriano,,
me estaba convenciendo
José Alfredo Jiménez
de que "es preciso decir otra mentira"
que veníamos los dos de un mundo raro.
que no sabemos del dolor,
que triunfamos en el amor
y que nunca habíamos llorado.
Que nunca me insultaron en el colegio,
que los matones jamás me intimidaron,
que no me recordaron que era pobre
y que aquella playa la disfrutaba
por señoras buenas, por caridad, de regalo.
Que nunca llegaría a nada
si estaba siempre en las nubes.
Que hay cambios que nunca cambian
y aquel carné podría arruinarme la vida.
como las raras compañías que me otorgaba.
Que no era edad de tontear con muchachas,
que mi primer salario era para abrir una cartilla
y no para llevar a las chicas en flor
a ver el mar en nuestro primer avión de barrio.
Que debería echarme una novia formal y trabajadora.
Que cuando se logra ser funcionario
no se pide excedencia para huir
a playas donde es indecente no ir desnudo
y una descortesía no ser antropófago
Y ahora a pagar.
A pagar al contado,
como si nunca me hubieran servido garrafa.
A dar las buenas noches como un caballero,
a dejar una propina que humille a los muchachos
y a perseguir al amor como si no hubiera portazos,
como si la traición fuera ser un resabiado
como si una más una son cuatro,
y me llevo una, 

me llevo la más guapa a mi cuarto.

Porque jamás apostataré de todos los sexos
que me abrieron los mundos
donde aprendí a a nadar a mariposa en el fango
y porqué en la isla de la madre de Albert Camus
bailé como si nadie estuviera mirando
y así supe que era malo, muy malo,
De esos bastardos que se darían un tiro en el pie
por no pisar a la belleza los zapatos.
 

Mariano Crespo


            


No hay comentarios:

Publicar un comentario