Páginas

Faro sin mar..

domingo, 6 de mayo de 2012

EL CIELO PROTECTOR

Foto: Elzabeth Shelley


En contadas ocasiones,
en muy contadas,
la noche abre sus piernas
y al derramar en su seno negro
la templada vía láctea
te es dado sentir tu propia muerte
y aceptarla.

Te abandonas a dormir
plácidamente
como los que conocida
su suerte
ya dejaron en 

el universo
a una estrella
ligada a su destino
para proteger su estirpe
con el veneno,
con la manzana,
con la serpiente.

Ya eres un ángel
no sabes si caído,
no sabes ni leal,
no sabes a que señor
debes la vida eterna
de unos cuantos años
o unos pocos meses.

El tiempo
tiene un valor muy inestable:
No olvides
que no tardando mucho
tu reloj
dará la hora a otro hombre.

Y sabes que ya has visto
sus ojos
y sabes lo que él ni siquiera
presiente.

Si te hubieran dicho
hace años
que en eso consiste ser sabio
quizá hubieras renunciado
a este viaje.

Por eso todo llega a su tiempo
y el valor de las cosas
es la última lección
que se aprende.


© Mariano Crespo Martínez

                

2 comentarios:

  1. Ahh! qué poema!! para perderse allí/aquí entre esos versos...

    ResponderEliminar
  2. Las huellas de Poetas De La Ostia, me han traído hasta aquí. Seré su nuevo seguidor. Estupendos trabajos, realmente. ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar