Páginas

Faro sin mar..

miércoles, 2 de mayo de 2012

EL MISTERIO DEL VASO DE AGUA




Me admitirán que resultaría
de más provecho
que contar hasta cien
el recurso de tener
siempre 
a mano
un vaso de agua
y, en caso de un repentino
ataque de ira,
guardar en el la dentadura.

O despositar el ojo
cuando una muchacha
contonea sus caderas
o exhibe sus encantos
delante de nuestras narices
y estamos con nuestra pareja.

O la oreja
cuando no nos interese
ni un ápice
la conversación de alrededor
por vulgar y cateta.

Ahora que caigo,
si esto del vaso de agua
es para dejar lo que no se usa
o no conviene usarlo
ahora entiendo por qué
lo ponen en la tribuna de oradores
en el Congreso de los Diputados.
Para que sus señorías,
durante su intervención
depositen la ética.



© Mariano Crespo Martínez


              

1 comentario:

  1. Para depositarla en un vaso, algunas de sus señorías (casi todas) necesitarían primero saber cómo es, qué aspecto tiene. Y no me estoy refiriendo a la dentadura. Muy bueno el texto.

    ResponderEliminar