Páginas

Faro sin mar..

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Daños de libertad




Un dedal.

Cuando se cosen versos
se escapa un  pinchazo en las yemas de los miedos.

Un dedal me haría falta,
no para mí,
sino para quien quiero y le sangran mis dedos.

Cuando se cosen miedos
un dedal para mis cinco quiero.



© Mariano Crespo Martínez








                 

1 comentario:

  1. Yo necesito más de uno, me temo.

    Bellísimo, como siempre.
    Gracias, Mariano.

    ResponderEliminar