Páginas

Faro sin mar..

sábado, 10 de noviembre de 2012

El pasado es un dios para muertos

 



Cuando has cumplido los suficientes años como para tenerte piedad.


 Cuando te llega el amor como autobuses a los que subes sin tener billete.

 Cuando cuentas los misterios dolorosos del recuerdo de tu lado negro.

 Cuando piensas que para querer de verdad a alguien hay que conocer sus recovecos.

Ya no ves en blanco y negro.
En bueno y malo.
No hay dios y diablo.
Has dejado de ser un niño
al que se diseña un universo
que le oculte los miedos.

Cuando para que ames a una nación te cuentan sus leyendas.

Cuando impiden a la piedad viajar fuera de tus fronteras.

Cuando las miserias de tu tierra son una propaganda extranjera.

Cuando ya no subirías a trenes en marcha que te lleven fuera.

Entonces eres un niño
nacionalista,
con bandera,
con dios,
con enemigos,
con dogmas,
con fronteras.

Sé feliz,
o sea,
ignora los valores de los que has abdicado.

Cosas nimias,
como la libertad,
la verdad,
la duda,
o la belleza.

Que los muertos le tengan mucha fe al dios pasado
solo es prueba de que las tradiciones son una rémora.


  © Mariano Crespo Martínez



                 

                    


No hay comentarios:

Publicar un comentario