Páginas

Faro sin mar..

sábado, 21 de julio de 2012

Lo que el banco se llevó



La vida es una película.
Millones de ellas.

Somos protagonistas en secuencias
de historias ajenas.

Y en la nuestra,
en demasiados planos,
figuramos de extras.

Ese tipo del sombrero
que pasea con un periódico abierto,
y no tiene texto
aunque sí un aire de desconcierto
arruinado y noble
entre Luis Escobar 

y Manuel Alexandre.

Como todos los cineastas estamos
en manos de los accionistas
y del productor.

Un tipo al que no pongo rostro
pero sí un imponente habano
y una barriga como de cardenal
o de buda enfadado.
Bueno, sí, todos los productores
se parecen a Edward G. Robinson. 

Para mi pelicula quiero un drama real
pero rodeado de la épica y los romances
de las grandes epopeyas.


Ya desde el título daría referencias:
"Lo que el banco se llevó".

Aunque no guardo similitud alguna
con el petulante de Clark Gable
mi partnaire si declamaría
con rabia y desaire:
"Juro por dios que nunca mas
volveré a pasar hambre".

Yo he escrito un final feliz para mi personaje
y cada día lo ensayo,
con la duda de si el tipo del puro
considerará si ese producto
satisface al mercado
y si las autoridades
lo consideran un alegato
en favor de la justicia poética
o del puro asesinato.


Porque para los finales soy un clásico.
Una vez asesinados los financieros,


y con el revolver aun humeando,
quiero un largo beso con fundido en negro,
Bill Evans haciendo llorar al piano
y hasta a las impávidas palomitas
que tanto tienen visto
y tanta lágrima las ha empapado.
 


 © Mariano Crespo Martínez 



                  

                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario