Páginas

Faro sin mar..

miércoles, 18 de julio de 2012

Por mis muertos




No perdono a los amigos que se fueron,
que no estén ahora conmigo.

Les necesito tanto.

No tan sólo para comentar
cuanto sucede y me produce espanto.

 Es de más trascendencia
el hueco en el sofá a las once y cuarto.

He de decirles, para limpiar mi conciencia,
que les he traicionado.

Que no asesiné a gentes que juntos odiamos.

Y que, en el colmo del desacato,
llegue a entender su conducta
y perdonarlos.

Que he descreído de dioses
de músicos y banderas,
de primaveras absolutas
que fueron nuestras quimeras.

Quisiere mirarles a los ojos
y, tras narrarles mis deserciones,
me dijeran si la vida me ha hecho
más superviviente y mezquino
o más prudente y más sabio.

Estoy hablando con rencor a la muerte.

Me ha arrebatado con saña opiniones
que me condenan a vivir de alquiler en la duda,
porque uno tiende a culparse o se exonera
para poder dormir o para dar sentido a este viaje.

Lo que no puedo es leer el corazón de mis amados cadáveres.
 


 © Mariano Crespo Martínez



                   
                      

2 comentarios:

  1. Se parece mucho a lo que me gustaría tener capacidad de expresar en un momento de enfado emocio-sentimental absoluto.

    Es el significado de la impotencia del que queda. Con sus grandezas y, sin duda, sus enormes penas de sofá vacío.

    ResponderEliminar