Páginas

Faro sin mar..

lunes, 27 de mayo de 2013

Ars Moriendi




Condenados a hacer testamento vital
hiriendo la corteza de los álamos.


Al borde del precipicio, en el límite
de fuerzas, versos y víveres.



Con la herida purulenta del alma

exhibida en el museo de la carne.



Comprendiendo, a la postre, que los buitres

y las cigüeñas pregonan distinto mensaje.




Fuera de nuestro alcance la barbarie,

nos abandonamos al impudor de los cadáveres.



© Mariano Crespo Martínez




                    


                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario