Páginas

Faro sin mar..

lunes, 7 de julio de 2014

Charlas


Con mi padre que era muy parco en palabras
hablo más tras su muerte 
de lo que conversamos durante la convivencia. 
Mi padre era como los mantas
acostumbrado a dar calor sin decir palabra. 
Sin embargo con mi madre hablo menos 
porque ahora que está callada 
la entiendo mejor que cuando su presencia
era una emboscada entre la niebla. 

Conmigo todavía me enfado 
y me suelto alguna reprimenda 
porque no me tengo cogido el punto 
y porque todavía tengo arrebatos 
que no hay dios que entienda. 

Por lo demás, hay gente con la que no hablo 
y no quiero hacerme a la idea
de que reanudaremos la charla 
cuando uno de los dos se muera. 

© Mariano Crespo

1 comentario:

  1. Hay quienes hablan como dando estocadas de espada; mas la lengua de los sabios (y los poetas) es medicina.
    Cuando hablas con versos se te entiende todo.

    ResponderEliminar